Rafael Rivera Rosa: Mirada Extendida: El expresionismo abstracto y cómo suena

Rafael Rivera Rosa: Mirada Extendida: El expresionismo abstracto y cómo suena

Museo de las Américas, 30 de marzo al 8 de octubre de 2017

Rafael Rivera Rosa celebra en grande sus 56 años de carrera artística con 3 exposiciones simultáneas, Rafael Rivera Rosa: Mirada extendida, en el Museo de las Américas; Rafael Rivera Rosa: Mirada extendida (obra sobre papel), en el Museo de San Juan; y Rafael Rivera Rosa: Mirada extendida (epílogo) en la Oficina de Turismo de Puerto Rico, en la Puntilla. Pintor de amplia formación -profesor de Pintura en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras primero y en la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico después- y trayectoria, Rivera Rosa está sacando rendimiento a una vida dedicada al arte desde el punto vista teórico y creativo. Nacido el 29 de marzo de 1942 en Comerío, Puerto Rico.  Hizo sus estudios primarios e intermedios en la Ciudad de Nueva York.  Culminó sus estudios de Escuela Superior en el año 1961 en San Juan, Puerto Rico. Con estudios post secundarios y de post grado en Pintura, su vida ha estado dedicada a la creación y a la docencia, hasta su jubilación.

Rivera Rosa fue discípulo de los maestros de la gráfica puertorriqueña Domingo García, Lorenzo Homar y Carlos Raquel Rivera, de ahí el carácter político de su obra y la maestría lograda en el aspecto técnico. Sin duda alguna estamos hablando de un artista completo y cito al también pintor Rafael Trelles “Rivera Rosa responde a sus necesidades expresivas apropiándose del medio y el estilo que le sea más apropiado para manifestarse artísticamente”.

Pero la muestra de la pintura de Rivera Rosa en el Museo de las Américas va más allá, indaga en temas y en lenguajes diferentes. La pintura figurativa de este artista está cruzada por un lenguaje postcubista sobre una base expresionista en ocasiones y mucho más cubista sobre pop art en otras, especialmente en los retratos. Utiliza una línea dura y gruesa para delimitar los contornos. Una línea que tiene una vocación geométrica y que configura espacios de una forma muy plástica, es decir ofreciendo perspectiva y profundidad de campo en las figuras sin dejar de lado el toque colorido que distingue el arte caribeño. Por otro lado, nos ofrece una serie de pinturas en pequeño formato que podrían catalogarse como una especie de surrealismo figurativo donde nuevamente politiza el arte y burla la sociedad puertorriqueña.

Nuevaimagendeunaamigo

Nueva imagen de un amigo – óleo/canvas 1985

maqueta

Maqueta – acrílico/canvas 1970

Sin embargo, Rivera Rosa no se detiene ahí, adicional a eso expone un extracto de otros medios, tales como la escultura, con la mini serie “Semilla”, gráfica tradicional y digital -esta muestra se amplía en las salas expositivas del Museo de San Juan- y una treintena de obras expresionistas abstractas.

La plasticidad de Rivera Rosa tiene en el color uno de los referentes esenciales. Rafael no es un pintor colorista, pero usa los pigmentos para reforzar de expresividad a sus motivos tanto figurativos como no figurativos. El proceso creativo de Rivera Rosa arranca con una mancha, permitiéndose entonces que el desarrollo de la composición sea uno completamente intuitivo, siendo el color el alma de esa pintura. Sin embargo, además del soporte, el pigmento y el instinto, según él mismo ha dicho, hay otro factor determinante al momento de la creación: la música.

Al entrar a la sala del Museo de las Américas, se escucha un extracto de un pequeño documental que se hizo como parte de la misma. Estamos ante un artista que se enfrenta al canvas como un músico a una partitura; un juego coqueto y atrevido de improvisación y sincopados. Al son de Melanconico, interpretado por Ricardo Pons, escuchamos al artista decir cosas como: “Los procesos de creación, yo no he podido descifrar sus misterios… Cuando me acerco a una tela lo hago sin prejuicio, lo hago sin una idea preconcebida… Intento componer, pero de una manera intuitiva.”

Entonces, Daniela I. Silva Pérez, se toma el atrevimiento y la iniciativa de asignarle una pieza musical a cada una de las treinta obras que hay en esta sala. Véase como una especie de sinestesia musical en donde cada instrumento representa un color y cada sonido un brochazo. La idea es visitar la sala mientras escucha el ritmo de esta treintena, que sin duda forma parte de un todo exquisito que recoge la trayectoria de este gran artista. Sin más preámbulo y para su deleite, he aquí Rafael Rivera Rosa: Expresionismo Abstracto y como suena.

 

https://open.spotify.com/user/129334078/playlist/3FItBsKKrwVBsvD2O0l3Hw

sla

Por: Mireily N. Rodríguez Rodríguez y Daniela I. Silva Pérez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s