FAMA, por Carne

Llegar a una galería pero tener la sensación de haber entrado al lugar equivocado… entrar a Fama fue sumergirse en una tienda de ropa Nike, pero con un aspecto estético distinto. Como marco de la celebración de la Primera Feria o Mercado Caribeño (MECA) que tuvo lugar en Puerto Rico del 1 al 4 de junio, diversas galerías exhibieron propuestas de artistas paralelas al evento central. Espacios de galerías emergentes tuvieron la oportunidad de llenar a San Juan de arte por un fin de semana completo. La galería km 0.2 ubicada en la Calle Cerra #626 en Santurce, llevó a cabo una exhibición donde invitó al colectivo de arte colombiano, Carne. Este proyecto compuesto por Santiago Pinyol, Mariana Murcia, Juan Peláez y Adriana Martínez, logró convertir un espacio de galería en una tienda o mercado.

Transcurrieron unos segundos en el que la mente asimilaba el cambio de espacio de galería a lugar de venta. El color rojo se imponía en todo el cuadrado de paredes blancas, recordando la manera en que el color obliga, psicológicamente, a consumir a la vez que alude al color de la carne. Al fondo de la galería la pared pintada de rojo tenía escrito en mayúsculas la palabra FAMA con unas letras similares a las de la marca de ropa Nike. Un mostrador improvisado con las cajas de plástico para llevar la leche resaltaba de la pared del mismo color, rojo.

1
Foto por: Santiago Pinyol

En el lado izquierdo al entrar se encontraba un estante con camisas blancas y rojas. Todas eran de alguna marca reconocida, entre ellas Carolina Herrera, Lacoste, Addidas y Polo Ralph Lauren. Cada una de estas camisas tiene el logo de su marca impreso en algún rincón. El grupo de artistas cose un logo con el nombre del colectivo, Carne, en mayúsculas encima del logo de la marca original, creando una especie de “Brand-on-brand’. Este es el modo en el cual el colectivo denuncia la mano de obra barata y al mercado de la “piratería institucional”. Su manera de criticar o señalar asuntos preocupantes del mercado de la moda y ropa de “marca”, es haciendo lo mismo que estas empresas: crear un negocio con una “marca” hecha por un colectivo de personas, en este caso artistas. La venta de los artículos en esta muestra se convierte en una ironía problemática, pues por un lado se señala o critica a la estructura del mercado, pero por otro se cobra la ropa como una pieza de arte a bajo costo. Cabe señalar que el dinero recaudado de la venta de los artículos va a los integrantes de Carne.

Otra parte controvertible de la exhibición son los pares de “tennis” del mismo estilo deportivo que mercadea Nike. Los mismos se encontraban a la venta por setenta dólares. Los tennis rojo tenían cocido en sus amarres “No coma cuento, coma carne”. De por sí los zapatos eran de la reconocida marca Nike y el colectivo se apropió de ellos para convertirlos en su marca. Nuevamente se plantea el objeto como vehículo de crítica al comercio cuando se establece como un producto de compra-venta de arte. Con esto, se pasea entre los límites de ambos conceptos.

2-1
Foto por: Santiago Pinyol

Unas de las piezas más interesantes fueron los estuches para guardar teléfonos inteligentes, los cuales estaban laminados con un material que permitía ver el reflejo de la persona, como si fuera un espejo. La denuncia a la problemática de los teléfonos celulares de ser los nuevos objetos narcisistas, por ser utilizados para sacar y subir fotos a las redes sociales, compone un inconveniente en este siglo. El usar un objeto que tiene un propósito específico para un asunto distinto va a la par con el mensaje de la propuesta de Carne.

El arte y el mercado se unieron para crear un espacio de mercadeo de arte, a la par con MECA. El colectivo Carne llevó a los espectadores a pensar un tema que aunque desvinculemos del arte, tienen mucho que ver. El mercado institucional y la piratería son recurrentes en el arte e influyen en los productos creativos de los artistas. Fama mostró, de una manera cruda, hasta qué punto el espectador está dispuesto a pagar por un producto firmado. La muestra nos hace reflexionar sobre la compra-venta y el consumismo rampante del mundo capitalista y también del mundo del arte.

 

2

 

Referencias y Consulta:

http://betalocal.org/carne/

http://terremoto.mx/detroit-affinities/

 

Por: Clara I. Díaz Maldonado

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s